Brick Lane

18 de febrer de 2015

Toni y Cristina entran en Brick con una idea clara. Convertir una antigua cafetería en una zapatería. El cliente, una empresa de tradición familiar con cinco generaciones detrás apostando por el calzado de calidad, tenía una premisa clara; exponer al público el máximo calzado posible con el objetivo de que el cliente pueda realizar la compra sin la necesidad de ser atendido.

Después de poner sobre la mesa diferentes opciones, entre las que incluían la opción de mezclar cafetería y zapatería en un mismo espacio, se llega a la idea final donde en 120m2 de espacio encajamos 1.000 zapatos expuestos al público.

Piedra, madera, metal, un árbol como punto central y antiguas matrículas para indicar los números de zapatos. Diseñar desde el logo, mobiliario y todo el interior del espacio, la importancia de un buen diseño en todo su conjunto.